S. XVIII

Arrabal de San Pedro

El ligeramente sinuoso callejón Almadrava es el último resto de la parte baja de lo que fue uno de los arrabales extramuros más populosos de la villa: el Arrabal del Mar o de San Pedro, un área de gran importancia demográfica, urbana y económica en la Altea del siglo XVIII. Situado en la parte oriental del trazado que en los últimos años del siglo XIX se abre para construir la nueva carretera que sustituirá al antiguo Camino de Alicante. Del arrabal queda gran parte de su trazado en la zona occidental de la carretera, subiendo por las faldas de la colina.

(Esta información está publicada en Guía de Altea de J. Miguel del Rey)