Altea tiene un vínculo especial con el Medterráneo . Además de sus más de 6 kilómetros de costa, con bellas playas como La olla, Cap Negret o La roda, y acantilados sobre el mar, el mar de Altea transmite historia, cultura y mucha vida. Para los alteanos, el mediterráneo es lo que ha pintado de azul, sus bellas calles blancas, lo que ha alegrado a los visitantes con su luz, y enamorado a espíritus viajeros de todos los tiempos. Vivir Altea, es vivir el mediterráneo más intenso.