Del 31/07 al 06/09/2015

Sala de exposiciones Toni el Fuster – Fundación Schlotter

c/ Costera dels Matxos, 2

Abierto de lunes a domingo de 19 h a 23 h

Folleto Exposición Raül Botella

Raül Botella, un estilo propio

El artista  plástico alcoyano Raül Botella i Pastor nació un 20 de octubre de 1976 y, de forma desgraciada, nos dejaba recientemente un 25 de mayo de 2012, a los 35 años. A pesar de su corta carrera pictórica, ésta fue muy intensa y prolífica de obras, exposiciones y originalidad. Raül Botella fue capaz en poco tiempo de definir un estilo propio, tan inclasificable como divertido, claramente marcado por su pasión por la caricatura y el cómic.

Licenciado a la facultad de Bellas Artes de Sant Carles de Valencia, permaneció el último año de estudios becado como Erasmus en la localidad italiana de Turín. El año 2002 inicia  su actividad profesional desde un pequeño estudio en su localidad natal. A lo largo de esta década realiza una intensa producción a medio camino entre la pintura y la caricatura: cuadros, papeles, telas y láminas de las medidas más variadas posibles; calendarios, títeres, escenografías y hasta carteles, murales, dibujos, ilustraciones y cómics.

Muy importante en su trayectoria ha sido su faceta como a cartelista sobre todo vinculado a Alcoy. Prácticamente ninguna actividad cultural y deportiva se ha privado de disponer de un cartel elaborado por Raül: el de la Mostra de Teatre 2011, la festividad del 9 de octubre 2009, las 24 Horas Deportivas 2005, el Estiu Festiu 2004, etc. Sin embargo, principalmente, lo obra que ha tenido una mayor repercusión ha sido la cartel de Fiestas de Moros y Cristianos de 2012.

En teatro Raül Botella se encargó del atrezzo y el diseño gráfico del espectáculo Fum de canyot y de la producción de La Dependent ‘H2O’ en 2005, donde diseñó hasta  los títeres; también elaboró la escenografía de la obra Descobrint don Quixot. Como caricaturista ha realizado numerosos trabajos de personajes alcoyanos, algunas de ellos publicados por el periódico local Ciudad de Alcoy, donde realizó además  una de las doce láminas que publicó este diario con motivo del 125 aniversario de la Cabalgata de los Reyes Magos.

Durante varios años participó en la Fira del Xicotet Format y en la exposición urbana Balconades  en Altea.

Finalmente debemos señalar que Raül Botella diferenciaba su obra pictórica en tres partes: El paisaje urbano, con una especial predilección por el Centro Histórico alcoyano (las calles Santas Rita, Sant Francesc, Sant Nicolau, El Partidor, la Plaça de Dins, etc.) y por el pueblo de Altea, su refugio de verano. Una segunda parte que él denominaba paisaje humano, con fantásticas obras como ‘El pintor de miniaturas’, ‘Comprando petardos’, ‘Síndrome de Diógenes’, ‘El club de Ritelberg’ por citar solamente algunas de ellas. Hay que destacar las Fiestas de Moros y Cristianos. Y un tercero grupo muy especial en los últimos años al que denominó L’ànima de l’estrucat, la variante más abstracta de su obra, provocada por la aparición de la enfermedad que acabaría llevándoselo.