Debida a su ubicación entre la bahía, la sierra de Bernia y la riqueza del rio Algar, los productos del mar y de la huerta protagonizan la gastronomía de Altea, con una rica y amplia variedad de platos. Entre los más típicos, destacan los caracoles con cebolla, el “cruet de peix”, los erizos y, como no, el arroz a banda o el “empedrat”. Entre las especialidades de obrador, destaca la “coca a la lluma” y la “coca farcida”, tradicionalmente consumidas durante las fiestas en Altea.