Pueblo

Altea es uno de los pueblos más bonitos y sostenibles de España. Su casco antiguo y su mirador son enormemente conocidos por su encanto. Muchas de sus calles están empedradas y paseando por ellas podrás ver un gran número de restaurantes y hoteles. La Plaza de la Iglesia es el corazón de Altea, un auténtico centro de ocio y de cultura, sobre todo en verano.

El paseo marítimo no tiene desperdicio. Disfrutaremos de hermosas playas de cantos rodados, mucho más tranquilas que las de arena y sin dificultad la mayoría, para ir con niños, como destinos románticos o como desees, en las que se pueden practicar todo
tipo de deportes náuticos como nadar, navegar, pescar, snorkel… Y mucho más.

Si te apetece hacer senderismo o cualquier otro deporte, también tienes un gran abanico de opciones, pues la naturaleza regala a estos parajes con encanto montañas como la Sierra de Bernia o el Parque Natural de Sierra Helada.

Altea es un pueblo con encanto y no en vano cuenta con diversos atractivos considerados Bien de Interés Cultural:

1. PORTAL VELL: Portal Vell o Puerta de Valencia, abierta al camino Real al Norte de la muralla. Siglo XVII La Calle Mayor une el Portal Vell con la Plaza de la Iglesia. Se conserva en la actualidad con su trazado inalterado. Al final, a la derecha, se observa la
unión del templo original con la nueva Iglesia.

2. CALLE SALAMANCA: Edificios de interés los encontramos en los números 1 y 3 de dicha calle. En el nº 5 de la calle, el edificio conserva prácticamente intacta la tipología de la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, correspondiente a la adinerada
burguesía local. La casa está en uso y en muy buen estado.

3. GLORIETA DEL MAÑO: Junto al baluarte, en el ángulo noreste, se encontraba la Casa de la Señoría que dominaba con su fuego la desembocadura del río Algar. Hoy la Glorieta del Maño, con vistas panorámicas, ocupa su lugar.

4. CALLE FONDO: En la calle Fondo nº 8, el edificio que mantiene la parcelación fundacional del siglo XVIII se encuentra adosado a la muralla, sin perforaciones en ella. De interés también el edificio de la Calle Concepción nº 5, donde se ha descubierto un
horno de la época fundacional.

5. PORTAL NOU / PLAZA CARMELINA SÁNCHEZ CUTILLAS: El Portal Nou es la segunda de las dos puertas que se conservan. También denominada Puerta del Mar, se abre a mediados del siglo XVIII dada la importancia del Rabal Marinero, en el punto
de inflexión del lienzo a Levante. Anexa al Portal, se encuentra la Plaza de Carmelina Sánchez Cutillas. Con ella, Altea rinde tributo a la escritora alteana de la generación del 50, que llevó al mundo fantástico de las letras las calles de la localidad a través del
libro Matèria de Bretanya.

6. PLAZA DE FRANCESC MARINEZ I MARTINEZ: En el ángulo sudeste del baluarte se encontraba la Casa del Comú i Justícia. Hoy en día la Plaza de Francesc Martínez i Martínez honra la figura del ilustre historiador alteano.

7. CALLE SANTA BÁRBARA: Como edificio singular, dentro del conjunto, se encuentra la fachada de la Casa Cervantes. Casa construida por D. Francisco Martínez i Martínez, miembro de la Renaixença Valenciana de principios del siglo XX y eminente estudioso de la obra de Miguel de Cervantes.

8. PLAZA DE LA IGLESIA: Espacio que ocupaba el Castillo de Altea, de cuerpo cuadrado, con tres garitas en las esquinas. En la cuarta esquina, se adosaba un rombo emergente y acabado en punta de flecha para defender la puerta de acceso al castillo.
Desde su mirador, nos sentimos parte activa de la Historia, involucrados en el pasado de nuestro pueblo.

9. CALLE CURA CREMADES (INTERSECCIÓN PLAZA IGLESIA): En la esquina sudoeste del baluarte se encontraba el Portal del Castell o de Polop, abierto al Oeste. La Calle Cura Cremades debe su nombre al párroco que hizo posible la construcción del Templo Parroquial: Juan Bautista Cremades Peiró, que supo aunar los esfuerzos de todos los alteanos para construir la Iglesia que predomina en lo alto del cerro y que forma parte principal de la silueta de Altea.