La palabra chiringuito de playa casi está reñida con comer bien. Pero hay excepciones como El Cranc de la Olla de Altea.